Skip to main content

logo

Bonificaciones hipotecarias: ¿convienen o encarecen una hipoteca?
¿Hipoteca a tipo fijo o variable? La clásica pregunta del millón que todo el mundo se hace al contratar una hipoteca cada vez va más acompañada de la duda sobre si acogerse a los planes de bonificaciones que ofrecen las entidades bancarias para abaratar los costes del préstamo. Con los tipos de interés en mínimos históricos y un previsible endurecimiento de las condiciones de las hipotecas, debido a la incertidumbre de la crisis provocada por la Covid-19, tener claras las ventajas e inconvenientes de las bonificaciones es vital para elegir el mejor plan. ¿Qué son las bonificaciones hipotecarias?Con una hipoteca bonificada, las entidades bancarias ofrecen un descuento en el tipo de interés a cambio de que el cliente contrate una serie de productos “extra”, como pueden ser seguros, tarjetas de crédito, o domiciliaciones.De este modo, el cliente accede a una bonificación por cada producto vinculado que contrate, abaratando el coste de la hipoteca, mientras que el banco consigue la fidelización y vinculación del mismo con la entidad.Una hipoteca… ¿Más barata?En principio, puede parecer que la hipoteca bonificada es ventajosa para el cliente en términos económicos, ya que al contratar los productos “extra” los tipos de interés bajan y el coste del préstamo es más bajo, sin embargo, también supone un coste adicional.Lo primero en lo que hay que fijarse es si se tiene algún interés en los productos vinculados que ofrece el banco. Si no hay interés en contratar un seguro de hogar o una tarjeta de crédito con la entidad, las bonificaciones pueden cuestan más dinero a la larga, ya que, a pesar de abaratar el coste de la hipoteca, se está gastando más dinero en productos innecesarios.Por otra parte, si se tiene interés sobre los productos ofertados en las bonificaciones, acogerse a este plan puede ser muy ventajoso para el cliente, al ser gastos que ya estaban previstos. En este caso, hay que estudiar el grado de vinculación que interesa tener con la entidad, calculando cuánto sería el coste de la hipoteca sin bonificaciones y con los productos contratados aparte y cuánto supone acogerse a las bonificaciones.Para ello, hay que conocer el coste real de los productos ofertados, ya que un préstamo con un interés más elevado podría ser más ventajoso que uno con un interés menor, pero condicionado a la contratación de ciertos productos que serían más baratos al contratarlos aparte. 
Hipotecas multidivisa: ¿Son seguras en el contexto económico actual?
Primero, expliquemos en qué consiste este producto financiero. Las hipotecas multidivisa son préstamos concedidos en una divisa (moneda) distinta al euro y con un interés referenciado en un índice extranjero, el Líbor (London Interbank Offered Rate).Este tipo de préstamos se pusieron de moda hace más de diez años, donde el euríbor estaba por las nubes y los consumidores buscaban alternativas que permitieran pagar el préstamo de manera más cómoda, con cuotas más asequibles y con un tipo de interés más bajo.Las monedas más habituales donde se referencian estas hipotecas son los marcos suizos, los yenes y los dólares, siendo los dos primeros los más usados en la época del boom de estas hipotecas por la supuesta estabilidad de estas monedas.Un poco de historia: la baja reputación de las hipotecas multidivisaSin embargo, las hipotecas multidivisas han obtenido muy mala fama pues se han visto envueltas en distintos juicios que acabaron en sentencias de nulidad por considerarse abusivas, y es que este producto financiero es complejo y las entidades bancarias no comunicaron los riesgos debidamente como exige la Ley del Mercado de Valores, ejemplificando mediante distintos escenarios el alcance real del riesgo de esta operación.El hecho es que el valor de estas divisas subió en los años siguientes a la contratación y la deuda de los consumidores que habían contratado estas hipotecas multidivisas se multiplicó. Por otro lado, las entidades financieras alegaron no tener conocimiento de esta tendencia al alza, aunque como gestores de fondos de riesgo, este punto es cuestionable.Riesgos de una hipoteca multidivisaLo primero que cabe tener en cuenta es que el precio de la divisa de estas hipotecas depende de su cotización, que viene determinado por las negociaciones en bolsa. En consecuencia, el precio de la moneda cambia constantemente.Esto conlleva dos aspectos importantes: el primero es que la cuota hipotecaria varía según el precio de la moneda y, el segundo, es que es imposible saber el coste total del préstamo hipotecario, ya que este no responde a la fórmula de dinero solicitado más intereses, sino a la fluctuación de la moneda (más los respectivos intereses). Es decir, no es posible conocer el precio final del préstamo solicitado.¿Es seguro contratar una hipoteca multidivisa?Ante este contexto, optar por una hipoteca multidivisa no es una opción al alcance de todos y, a la pregunta si es segura o si conviene, cabe tener en cuenta algunos factores. El primero, es el grado de conocimiento financiero del consumidor pues, como hemos comentado con anterioridad, este es un producto complejo por los riesgos que entraña y que las entidades financieras no pueden ofrecer a un consumidor medio.Por otro lado, conviene analizar el mercado hoy en día: las posibilidades que el Euríbor aumente hasta alcanzar el máximo histórico de 5,39%, partiendo del hecho que se encuentra en mínimos históricos y negativos desde 2016, son bajas, por lo que el consumidor deberá valorar si el riesgo de referenciar su hipoteca a un índice más volátil compensa esta elección.
Declaración de la Renta: Puntos a tener en cuenta y deducciones estatales y autonómicas
Se acerca uno de los momentos más temidos para las familias españolas: la declaración de la renta. Y este año, con la tramitación de ERE y ERTE, la cosa se complica. Desde el 7 de abril y hasta el 30 de junio se tramitarán unos 20 millones de declaraciones, de los cuales alrededor del 70% será a devolver. En este post te explicamos qué puntos debes tener en cuenta para tramitar tu borrador sin precipitarte, y qué deducciones autonómicas y estatales te puedes aplicar.Algunas novedades de la Renta 2020La campaña de la renta de 2020 presenta algunos cambios respecto años anteriores, aunque poco significativos. Uno de los principales es un mayor porcentaje en las deducciones por donativos: en la renta de 2020, se podrá deducir el 80% de los primeros 150 euros aportados a ONG y fundaciones, así como los realizados a las entidades beneficiarias del mecenazgo para hacer frente al COVID-19.Por otro lado, se ha actualizado la lista de deducciones por incentivos a la inversión empresarial: este cambio se repite año tras año, con lo que conviene revisar esta lista por si aplicara alguna deducción por inversión.Trabajadores en ERTELa gran duda reside en los trabajadores que han estado en ERTE durante el 2020. A modo de resumen, el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) se considera un pagador más a efectos fiscales, con lo que afecta a los límites que determinan la obligatoriedad, o no, de presentar el IRPF. En este sentido, cabe recordar que, como norma general, no estás obligado a presentar la renta si has cobrado menos de 22.000 euros anuales de un solo pagador, y no has percibido ningún otro tipo de rendimiento. Si has tenido más de un pagador, y uno de los pagadores secundarios ha superado los 1.500 euros, esta cifra se reduce a 14.000 euros.Según datos de la Agencia Estatal de Administración Tributaria (AEAT), debido a la situación de ERTE provocados por la COVID-19, este año habrá unos 327.000 nuevos declarantes que antes no estaban obligados a presentar la Renta. Si este es tu caso, la AEAT prevé poder fraccionar la devolución en 6 pagos, siempre que hayas estado en ERTE durante el 2020.Deducciones estatalesSeñalamos, a continuación, algunas de las casuísticas más comunes que podrían ayudarte a deducir parte del IRPF a devolver a la Agencia Tributaria mediante deducciones o beneficios fiscales:Planes de pensiones (y otros productos de previsión social): Son deducibles en la base imponible general del IRPF entre un 19 y un 45% del capital aportado. Cabe mencionar que existen límites al respecto.Maternidad: Las madres con hijos menores de 3 años pueden deducirse hasta 1.200 euros anuales por hijo, siempre que estén dadas de alta en la Seguridad Social o desempeñen alguna actividad económica. Esta deducción se puede aplicar en la Renta o bien de forma mensual.Familia numerosa o con personas con discapacidad a cargo, ya sean ascendientes o descendientes: Los contribuyentes que se hallen en las dos situaciones descritas podrán obtener deducciones en la renta de entre 1.200 euros por persona a cargo con discapacidad hasta 2.400 euros, en el caso de familia numerosa.Alquiler de vivienda habitual: Los contribuyentes con alquileres con fecha anterior al 1 de enero de 2015 pueden deducirse el 10% de las cantidades satisfechas, siempre que su base imponible no supere los 24.107,20 euros. Esta es una de las deducciones que también tiene aplicación autonómica.Adquisición de vivienda o rehabilitación de la misma: Esta deducción de hasta el 15% solo aplica a viviendas compradas o rehabilitadas antes del 1 de enero de 2013. Las compras efectuadas después de la fecha indicada no gozan de deducciones en la Renta.Cultura: Por inversiones de interés cultural, se puede desgravar el 15% de la aportación realizada.Cuotas de afiliación a partidos políticos: Se puede desgravar el 20%, con un límite de 600 euros.Otras deducciones menos conocidas y aplicadas: Cesión de derechos de imagen, por transparencia internacional o por doble imposición internacional de rentas obtenidas en el extranjero.Deducciones autonómicasEstas deducciones son aplicadas por cada Comunidad Autónoma y los porcentajes de desgravación y conceptos cambian en cada una. Las deducciones pueden ser de distinta índole, aunque hay algunas que se repiten. Por ejemplo, en materia de vivienda, aplican deducciones la mayoría de las Comunidades. Sin embargo, otras son más particulares, como en materia de sostenibilidad, donde Castilla y León ofrece una deducción del 15% hasta un máximo de 4.000 euros por la compra de un coche eléctrico o híbrido o, La Rioja, también por la compra de bicicletas de “pedaleo no asistido”.Además, Cataluña ha establecido un mínimo personal y familiar del contribuyente de 6.105 euros, para los contribuyentes residentes en su territorio cuya suma de las bases liquidables general y del ahorro sea igual o inferior a 12.450 euros.Se recomienda consultar el portal de la Agencia Tributaria para confirmar las deducciones existentes en cada Comunidad.
¿Cómo afectará al consumidor la tendencia a la unificación bancaria?
CaixaBank y Bankia están protagonizando la fusión del momento, con la que se creará el primer banco del mercado español con un volumen de activos superior a los 650.000 millones de euros, una red de más de 6.700 oficinas y unos 20 millones de clientes.Pero, más allá de estas cifras, esta fusión responde a una transformación profunda del sector financiero español que busca, mediante la unificación, seguir siendo un sector rentable, y esto conlleva algunas consecuencias negativas inmediatas, como la destrucción de empleo: se calcula que la mencionada fusión afectará unos 8.000 puestos de trabajo. Pero ¿cómo afecta a los consumidores esta tendencia a la unificación bancaria?Menos competenciaPor regla general, la competencia beneficia al consumidor, pues es este el que tiene el poder para elegir, y cambiar, si no le conviene, de producto o servicio en cuestión en base a sus necesidades y expectativas.En el ámbito financiero, disponer de menos oferta (bancos) donde elegir conlleva menos capacidad de negociación y, en el contexto actual, estas fusiones pueden incidir en un endurecimiento de las condiciones financieras con la finalidad de sanear los propios balances resultantes de la fusión.Este panorama de unificaciones y absorciones, como indica nuestro CEO, Vicenç Hernández Reche, puede favorecer a la banca mediana, la cual podría captar mediante condiciones financieras atractivas clientes a la fuga de las entidades fusionadas. Asimismo, las soluciones derivadas del sector fintech ganarán protagonismo como proveedores de financiación.Operativa básica: cambio de cuenta bancaria y domiciliacionesAnte la posibilidad de unificaciones bancarias, surgen dudas al respecto de las condiciones en los productos contratados: qué puede pasar con la hipoteca, cómo va a quedar mi cuenta bancaria, cambios en las políticas de comisiones, etc.Por norma general, las cuentas bancarias pueden cambiar de número (adoptando el del banco principal), pero el cambio de domiciliación de recibos en las cuentas acostumbra a ser automático, exonerando al consumidor de realizar esta notificación con los distintos consumos y servicios contratados.¿Se garantizarán las condiciones actualmente contratadas?Por lo que respecta a las condiciones de los productos contratados, estos dependerán de la duración de los mismos: si son productos de duración determinada, como podrían ser las hipotecas, las condiciones se garantizan mientras dure el contrato, salvo acuerdo por ambas partes.Si, por el contrario, son contratos de duración indefinida, como una cuenta corriente o una cuenta de ahorro, sí que podrían sufrir modificaciones en sus condiciones de manera unilateral, con aviso previo de uno o dos meses y de acuerdo con los nuevos criterios del banco fusionado resultante.Por lo que respecta a las comisiones, cada banco tiene una política concreta por lo que, tarde o temprano, se tenderá a unificar. En este sentido, cabe remarcar que cualquier cambio en la política comercial del banco deberá ser notificada con antelación al cliente para su conocimiento y valoración.