Skip to main content

logo

BLOG
¿Cómo afectará la bajada de ventas al precio de la vivienda?17/05/2021

La compraventa de viviendas está en desaceleración. La tasa de desempleo está en el 16 %, tres puntos más que el año pasado y el número de personas en ERTE cerró en abril en cerca de 640.000 afectados. La caída de los ingresos en los hogares españoles hace que mercados como la compraventa inmobiliaria estén sufriendo caídas de ventas. Los últimos datos del INE, correspondientes a febrero, muestran un inicio de año con caídas en la compraventa de vivienda, con respecto a los datos del año anterior.

¿Qué pasará con el precio de la vivienda?

Por pura ley de la oferta y la demanda, ante una caída de las compras la tendencia debería ser de una bajada de precios para reactivar el flujo de dinero. Sin embargo, la situación de incertidumbre actual está frenando esta tendencia. Por un lado, los compradores están posponiendo su compra a la espera de esta previsible bajada de precios, que no se produce porque los vendedores tampoco quieren reducir precios a la espera de una posible recuperación económica debido al efecto de las vacunas.

En este sentido, el Banco de España ha publicado recientemente un artículo donde expresan que el precio de la vivienda está mostrando una “mayor resistencia a la baja” pese a la pandemia, principalmente por las desigualdades entre los tipos de vivienda.

Mercado desigual

Esta estabilidad de los precios está condicionada también por la desigualdad que hay en el mercado. Mientras los precios de las viviendas de obra nueva crecen exponencialmente, la compraventa de pisos de segunda mano no evoluciona de la misma manera. Además, la oferta se ha incrementado por la inclusión en el mercado regular, principalmente de alquiler, de los pisos turísticos, que, sin visitantes extranjeros ni compradores, ven como el hundimiento de precios se hace más acelerado.

Esta desigualdad tiene como explicación los cambios en la preferencia de los compradores, que después de ver confinamientos, cierres parciales de ocio, comercios, hostelería y teletrabajo, optan cada vez más por un determinado tipo de vivienda que no sea un lugar de paso sino un espacio de convivencia y de desarrollo laboral.

Con todo ello, la evolución de los precios es algo incierto y que en gran medida dependerá del éxito de las campañas de vacunación y la recuperación económica. La agencia de certificación Standard&Poor’s prevé una subida moderada en todo el año en el precio de la vivienda de un 1,4 %, en función de esta ansiada recuperación.