Skip to main content

logo

BLOG
¿Cuál es la situación de los fondos de inversión en 2021?15/03/2021

Los fondos de inversión, también conocidos como fondos mutuos, son una institución de inversión colectiva (IIC) cuyo objetivo es recaudar fondos de distintos inversores para invertirlos en distintos instrumentos financieros, los cuales darán más o menos rentabilidad al inversor.

Estos fondos de inversión, gestionados por una sociedad administradora (un banco o empresa de servicios de inversión) son una alternativa de inversión diversificada, y será el carácter del inversor, de perfil más conservador o moderado, el que determine el fondo donde invertir, lo cual también determinará el riesgo, que también viene determinado por el contexto. De hecho, este 2020 fue particular, en este sentido, con la llegada del coronavirus.

En este artículo te explicamos algunos puntos clave de los fondos de inversión y su evolución para 2021.

Aspectos relevantes de los fondos de inversión

Existen diferentes tipos de fondos de inversión según sea la cartera de la sociedad administradora, lo cual permite a pequeños y medianos ahorradores invertir una parte de su liquidez, junto con otros inversores con el mismo objetivo de rentabilidad y riesgo.  

Los instrumentos donde se puede invertir son tres: valores con cotización, es decir, acciones y bonos, entre otros; dinero, es decir, en moneda local o extranjera e inmuebles o bienes afectados.

Por lo que respecta al rendimiento, es decir, a las ganancias del capital invertido, este puede ser relativo o absoluto. Las inversiones con rendimiento relativo suelen ser más conservadoras, tienen un índice de referencia o benchmark, y los inversores conocen el producto donde invierten. Las de rendimiento absoluto utilizan técnicas más especulativas y generalmente no se conocen los productos en el que se invierte, siendo los corredores los que lo deciden en base al conocimiento del mercado. Este último conlleva más riesgo.

Por último, para completar esta visión general sobre los fondos de inversión, existen diferentes tipos de fondos según la política de inversión: de renta variable (no tienen una rentabilidad garantizada, conllevan más riesgo pero también pueden aportar mayores ganancias); de renta fija: (son inversiones más conservadoras que conllevan menos riesgo y tienen más garantizada la rentabilidad, como la deuda pública o privada); mixtos (combinan inversión en renta variable y fija); y de retorno absoluto.

La pandemia, un punto de inflexión en los fondos de inversión

En un mercado tan volátil como es el de las inversiones, donde la confianza es la clave para la estabilidad de los fondos, la llegada del coronavirus marcó un punto de inflexión desestabilizando la inversión tanto de renta fija como variable, y repercutiendo por tanto en las ganancias de dichos fondos. En este sentido, los fondos de inversión siguieron la tendencia económica global, cayendo durante el estallido de la pandemia e iniciando la recuperación a finales de año. Las inversiones en activos de riesgo, que suelen ser las que más rentabilidad conllevan en épocas de estabilidad, fueron las que más sufrieron los estragos de la COVID-19, así como las inversiones en bolsa que, aunque suelen ser los activos que más rentabilidad aportan a largo plazo, pueden sufrir caídas importantes por el camino.

Tras un año de pandemia, los miedos han cambiado y la COVID-19 no está entre los principales factores de riesgo de los fondos de inversión, según indican sus gestores. Ahora, la inflación se sitúa entre los principales temores, junto con la sobrerreacción del mercado de deuda derivada de la morosidad. En este sentido, el Banco Central Europeo (BCE) ha fijado una tasa de inflación del 1,5% para 2021, frente al 1% que se preveía el año anterior. Este cambio de tendencia se produce por la próxima reapertura económica, la vuelta de inversión extranjera y la sensación de los inversores de recuperación económica a nivel global.

Por lo que respecta a las áreas de inversión preferidas por los gestores, estas se sitúan en el sector tecnológico, el bitcoin y las inversiones con criterios sostenibles.