Skip to main content

logo

BLOG
Desaparece el LÍBOR: ¿qué implica para las hipotecas multidivisa?06/09/2021

Desde que aparecieran las hipotecas multidivisa, estas se han convertido en un auténtico quebradero de cabeza tanto para clientes, que han visto en muchos casos sus derechos perjudicados, como para bancos, que han tenido que enfrentarse durante años a litigios por los problemas derivados de este tipo de productos.

Popularizadas en los años previos a la crisis del 2008, las hipotecas multidivisa anclaban el pago de las letras a una moneda diferente al euro, con la premisa de que las monedas foráneas eran más estables. La principal problemática que devino de esta fórmula es que los pagos estaban también anclados a las fluctuaciones de las monedas, por lo que el afrontar la hipoteca se tornó en muchos casos imposibles para los clientes, generando una ola de litigiosidad que perdieron los bancos.

Ahora, con la desaparición del Líbor, la amenaza de una nueva avalancha de reclamaciones es cada vez más palpable, por la falta de respuesta de los bancos, que no ofrecen un índice alternativo.

¿Qué es el Líbor?

Líbor es el acrónimo de London InterBank Offered Rate, una tasa bancaria similar al Euríbor que se publica diariamente con base en los tipos de interés en los que los bancos británicos se prestan el dinero en el mercado interbancario. En el caso de las hipotecas multidivisa, el valor de la moneda en la que se afronta el pago tenía como índice de referencia, hasta ahora, el valor que aparecía hasta ahora en el Líbor.

Recientemente, diferentes organismos europeos como el BCE han advertido a las entidades financieras que deberán de dejar de usar, como tarde el 31 de diciembre de este año, este índice para cualquiera de las divisas, sustituyéndolo por índices de referencia “sólidos”.

¿Oleada de reclamaciones?

La Asociación de Usuarios Financieros (Asufin) ha denunciado ante el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que a pesar de que se les avisó de forma expresa de que debían hacerlo, ninguno ha informado a sus clientes con hipotecas multidivisa de qué índice de referencia se va a aplicar una vez que el líbor desaparezca.

De este modo, ante la falta de respuesta para conocer qué se aplicará en vez del Líbor, hay que acudir al contenido de las cláusulas de respaldo de los contratos hipotecarios. Estas señalan que, en el caso de no poder aplicarse el índice de referencia ni el sustitutivo pactado, las entidades tienen el poder de aplicar el último índice aplicado al préstamo.

De acuerdo con Asufin, estas alternativas no son asimilables en muchos de los casos y en alguno, podrían llegar a obligar al cliente a la devolución de todo el préstamo en el plazo de un mes en caso de no llegar a un acuerdo.

Así, según apuntan desde la Asociación, estas cláusulas podrían considerarse abusivas por falta de transparencia, lo que abriría una nueva oleada de reclamaciones vinculada a las hipotecas multidivisa.