Skip to main content

logo

BLOG
Hipotecas inversas, una solución al sistema público de pensiones02/08/2021

El sistema público de pensiones se ha convertido en una de las cuestiones que más quita el sueño a los pensionistas. El aumento de la esperanza de vida en España ha provocado que se contemple con mayor periodicidad la posibilidad de retrasar la edad en que se permita que un trabajador se retire del mundo laboral. Ante esta problemática, han surgido diversas herramientas dentro del mercado financiero que tienen el objetivo paliar esta situación de incerteza entre el colectivo: las hipotecas inversas.

¿Qué es una hipoteca inversa?

La hipoteca inversa es una alternativa financiera que afecta directamente a la población mayor de 65 años que posee una vivienda. Hoy por hoy, aproximadamente un 90% de la población que se encuentra en esta franja de edad es propietaria de un piso o una casa. Por lo tanto, este colectivo podría gozar de la comodidad económica que les ofrecería solicitar este préstamo bancario.

El funcionamiento es simple. El propietario le ofrecerá el inmueble al banco en el momento de su fallecimiento a cambio de recibir un porcentaje de su valor total. Durante su vida, la persona podrá hacer un total uso y disfrute de la vivienda sin ningún tipo de problema. El crédito y la modalidad de pago podrá variar en base a cada contrato. Es decir, el importe se podrá recibir mensualmente o en un importe único.

Perfil del cliente

En el contexto actual, poco a poco son más los pensionistas que se decantan por este tipo de alternativa financiera. No obstante, sigue siendo una opción aún desconocida entre este colectivo. Es más, la regulación fue aprobada en 2007 y esta no empezó a cobrar fuerza hasta 2017, diez años más tarde.

Aunque no existe un único perfil de cliente, las entidades bancarias aseguran que, aunque estas hipotecas se ofrecen a personas de entre 65 y 100 años, la edad media del solicitante es de más de 75 años. Además, casi la mitad de las personas que muestran interés en las hipotecas inversas son matrimonios jubilados, aunque poco a poco la presencia de mujeres que viven solas va adquiriendo fuerza. Asimismo, este colectivo suele encontrarse establecido en las grandes ciudades del país, es decir, zonas como Madrid o Barcelona, donde las viviendas tienen una mayor demanda.

¿Qué pasa en caso de fallecimiento?

Si se diera el caso de que la persona que ha solicitado una hipoteca inversa fallece antes de que el crédito quede saldado, los herederos deberán asumir el coste de la deuda si estos quisieran recuperar la vivienda. De no ser así, el resto del importe que le quede pendiente por pagar al banco deberá ser ingresado a los herederos y finalmente sería la entidad bancaria quien se convertiría en la propietaria de la vivienda.  

Poco a poco, España sigue los pasos de países como el Reino Unido o Francia, y las hipotecas inversas empiezan a ser una solución que va cobrando más fuerza. Los expertos pronostican que la irrupción de la covid-19 y la inestabilidad que supone en la economía española, podría acentuar e incluso triplicar la presencia de este tipo de hipotecas entre las personas jubiladas con el objetivo de que estas puedan sacar una rentabilidad extra a su hogar.