Skip to main content

logo

BLOG
Hipotecas mixtas: ¿qué son y cómo funcionan?10/05/2021

¿Hipoteca a tipo fijo o a tipo variable? Es la clásica pregunta que todo el mundo se hace a la hora de contratar una hipoteca. En España, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), ambas formas de constituir las hipotecas se establecen a partes iguales. Sin embargo, no es la única forma de conformar el tipo de interés que ofrecen los bancos, que debido a la crisis y a la bajada del euríbor están apostando cada vez por un modelo mixto de hipoteca. ¿En qué consisten estas hipotecas mixtas?

Un interés fijo y variable

Cuando se contrata una hipoteca a tipo fijo, se acuerda con el banco un interés permanente a lo largo de todo el proceso, mientras que en las hipotecas variables este interés está condicionado al índice del euríbor.

Con una hipoteca mixta, el banco oferta unos años a tipo fijo y otros a tipo variable. Normalmente, se establece un periodo inicial de seguridad que va de 3 a 15 años con un interés permanente, y a partir de ese punto se establece uno variable. Por otro lado, la comisión por amortización anticipada en estos primeros años de estabilidad es más alta que en el segundo período.

Un elemento importante a considerar es que en general, durante el primer período, el banco ofrecerá un interés más bajo de lo que ofrecería en una hipoteca a tipo fijo, para dar un incentivo al cliente para contratarla. El resto de las condiciones son similares a una hipoteca al uso

¿Interesa contratar una hipoteca mixta?

En un principio se puede pensar que no. En la actualidad, el euríbor está en unas cuotas muy bajas, y al tener los primeros años a tipo fijo, el cliente no se podrá aprovechar de esta situación. Además, tampoco disfrutará de la estabilidad a largo plazo que da una hipoteca fija, ya que en unos años quedará ligada al índice de precios, siendo imposible de predecir si se va a acabar pagando más o menos.

No obstante, para un determinado tipo de cliente puede ser una opción muy ventajosa. Como se ha explicado anteriormente, durante el periodo de tipo fijo, los intereses que ofrece el banco son más bajos que los que ofrecería si se contratase una hipoteca entera de tipo fijo. De este modo, una persona con una gran capacidad de ahorro obtendrá una cuota más asumible y podrá amortizar la hipoteca de forma anticipada, reduciendo el periodo de tipo variable o eliminándolo.