Skip to main content

logo

BLOG
Pros y contras de comprar una vivienda en subasta05/07/2021

¡Adjudicado! Las subastas no son como las hemos visto en las películas y ya no se resuelven a golpe de martillo sino a golpe de clic. La mayor facilidad para acceder a esta modalidad de compra hace que sea un atractivo para muchos inversores, ya que, por lo general, ofrece precios mucho más atractivos que la compra convencional. A pesar de ello, sigue siendo un proceso algo complejo, por lo que no todo el mundo puede acceder de la misma manera.

Pros de las subastas

La mayor ventaja de las subastas es su precio. Una casa sale a subasta cuando una persona que no han cumplido sus compromisos hipotecarios ve como su inmueble es embargado. Las entidades financieras, que tienen la vivienda únicamente como seguro de impago, no están interesadas en tener en propiedad estos bienes, por lo que los sacan a subasta pública, con precios más accesibles.

Con darse de alta en el portal del BOE, en el que aparecen todos los inmuebles a subasta es suficiente para acceder a lo que se está pujando. Cada subasta tiene un plazo de 20 días para adjudicarse. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el proceso no es tan sencillo. De este modo, para participar en una subasta hay que pagar unos costos de entrada, que suelen rondar el 5% del valor del inmueble subastado.

Una vez que la subasta se ha adjudicado, el comprador final computa ese 5% más el valor total del inmueble y el inmueble es suyo.

Contras de las subastas

De este modo, a pesar de la mayor accesibilidad por la digitalización, este y otros motivos hacen que las subastas estén en la práctica, muy restringidas a pequeños compradores. Otro motivo es que, por regla general, no se puede ver el piso antes de pujar por él, lo que genera inconvenientes obvios.

Además, hay que tener en cuenta que los inmuebles subastados han acabado en esta situación por falta de pagos, por lo que no es poco frecuente encontrar inmuebles que acarrean otro tipo de deudas, como impagos a la comunidad.

De este modo, a pesar de que los precios son más económicos, las subastas en la práctica también generan una serie de desembolsos. Además, el mundo de las subastas es un ‘microcosmos’ de compradores, donde los profesionales que trabajan ahí conocen las dinámicas de las compraventas, por lo que es recomendable acudir a ellas con un intermediario, lo cual elevará el coste de la compra.