Skip to main content

logo

BLOG
¿Se incrementará la morosidad en el pago de hipotecas y créditos tras la crisis del coronavirus?01/07/2020

A raíz de la crisis sanitaria del COVID-19, y con motivo de la publicación del Real Decreto-ley 8/2020 de 17 de marzo de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19 (BOE de 18 de marzo de 2020), del Real Decreto-ley 11/2020 de 31 de marzo por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al COVID-19 ( BOE de 1 de abril de 2020), y del Real Decreto- Ley 15/2020 de 21 de abril y Real Decreto-Ley 19/2020 de 26 de mayo que complementan a los anteriores, los bancos permiten solicitar la aplicación de la Moratoria Hipotecaria Legal.

Las tasas de morosidad han bajado considerablemente desde el fin de la crisis del 2008. Mientras que en 2013 los créditos dudosos ascendían a casi 33.000 millones de euros, en 2019 se situaban en 15.434 millones de euros, cerca de la mitad. Esta medida de mora hipotecaria solo afectará a las personas que se encuentren en situación de vulnerabilidad económica debido al impacto del COVID-19. Aunque para las entidades financieras “no supondrá más que un contratiempo” tal como aseguraba nuestro CEO, Vicenç Hernández Reche, recientemente.

 

En el futuro más inmediato, las hipotecas para adquirir vivienda serán la primera prueba de fuego que librará el sector para comprobar la aceptación de las solicitudes tras el parón económico provocado por la pandemia. Según los últimos datos del Consejo General del Notariado, tal y como explica La Voz de Galicia los bancos conceden importes de hasta un 75,4 % del valor de tasación de la vivienda.

Además, hay que tener en cuenta a nivel del consumidor que ahora, y como ocurría en los últimos años, el importe mensual de la cuota no debe superar un tercio de los ingresos de la unidad familiar, así como los avales para completar la operación con garantías. También se debe tener en cuenta la realidad de un mercado como el hipotecario en el que la modalidad a tipo fijo supera a las variables.

En concreto, hasta abril, el 51 % de las hipotecas se contrataron con la modalidad de una cuota estable frente al 49 % de los recibos cuyo importe dependía de la evolución del euríbor, el índice más utilizado como referencia hipotecaria.

Sin embargo, es importante para conocer la situación actual el estado de los créditos al consumo. Hasta ahora, los ciudadanos deben 93.400 millones de euros, lo que supone un 8 % más que a finales de 2018.

De hecho, el Banco de España ya ha advertido sobre el impacto que supone para las entidades el incremento de la morosidad de los créditos al consumo ya que la falta de pago estos préstamos «está asociado a un incremento significativo de la probabilidad posterior de no pagar el préstamo hipotecario», según se explica en el Informe de Estabilidad Financiera de Primavera. Aunque “las entidades son conscientes que se juegan un papel importante en la gestión reputacional de su actividad y se están volcando en ayudar a sus clientes," explica nuestro CEO a Inmodiario y apunta a que "los intereses ya son muy bajos, con lo que la diferenciación está viniendo de las condiciones de vinculación".

Por tanto, aunque a nivel sociopolítico se han tomado medidas para evitar el incremento de la morosidad, la solución sigue pasando por la regeneración del tejido empresarial y la recuperación económica que garantice un mercado laboral estable para garantizar el consumo y la salud de nuestro sistema económico.