Skip to main content

logo

BLOG
¿Se puede conseguir una hipoteca sin ahorros?19/07/2021

Con la pandemia, la morosidad aumenta y los bancos se muestran cada vez más reacios a conceder hipotecas. Poseer una gran solvencia y un buen perfil, además de unos grandes ahorros son elementos determinantes para obtener un buen préstamo. Por regla general, los bancos financian entre el 70 y el 80% del total del inmueble, siendo necesario abonar el resto con ahorros. Por lo tanto, lograr la ansiada hipoteca sin entrada es una labor muy complicada, especialmente en estos tiempos.

En realidad, conseguir una financiación del 100% depende exclusivamente de los criterios y la negociación del cliente con la entidad financiera, sin embargo, existen varias figuras que por regla general permiten a los prestatarios lograr una hipoteca sin ahorros.

Tener un perfil solvente y seguro

A la hora de encarar una negociación con el banco, este se va a fijar en qué medida el cliente puede devolver el dinero prestado. Así, se puede convencer la entidad, de que preste el total de la hipoteca si se dan una serie de condicionantes para que consideren al cliente un perfil seguro. Tener un trabajo estable, algo de ahorros (aunque no lleguen para la entrada) y ser joven (para así poder ampliar al máximo el periodo de amortización), serán elementos clave.

También es más fácil lograr una mayor financiación si la vivienda la solicita una pareja, ya que dispone de un “colchón” de seguridad en el caso de que uno de los dos se quede sin ingresos.

¿Qué piso compro?

Dependiendo del piso, es posible que los bancos accedan a prestar mejores condiciones de financiación. Hablamos de los pisos que son propiedad de los bancos, unos activos que las entidades financieras poseen en grandes cantidades. Esto se explica debido a los numerosos embargos como consecuencia de la anterior crisis económica, que ha hecho que los bancos tengan un parqué de vivienda bastante extenso y al que quieren dar salida como sea.

El principal problema de este tipo de inmuebles es que llevan vacíos mucho tiempo, por lo que es más que probable que necesiten reformas. De este modo, a pesar de ahorrarse la entrada, el alto coste de la remodelación puede hacer que sea contraproducente contratar estos inmuebles.  

Tener un ángel de la guarda

Si el cliente no tiene ahorros, puede tener la fortuna de tener familiares o amigos que hagan de “ángel de la guarda” y apoyen su préstamo para conseguir la máxima financiación. Hablamos de la figura del aval, pero, sobre todo en este caso, de la doble garantía hipotecaria.

Mediante este mecanismo, el banco financia, como en una hipoteca convencional el 70-80% del valor total, mientras que el 20-30% restante recae sobre un segundo inmueble, que puede ser del cliente o de un tercero. De esta forma, se consigue el 100% con “truco”, ya que el banco está financiando la hipoteca

Lograr tasaciones superiores al precio real

Algunas entidades escogen el precio de tasación como referencia para financiar el valor de la hipoteca. Aunque esto se escapa al control del cliente, si tiene fortuna y tasan su casa en un precio muy superior al final de compraventa, en la práctica el banco estará financiando el 100% de la hipoteca.