Skip to main content

logo

La digitalización en el sector legal y financiero: la apuesta de futuro que marcará el crecimiento
Entre los grandes retos estructurales que afectan actualmente a los sectores financiero y legal, la transformación digital en su más amplio sentido es, sin duda, uno de los más importantes para el futuro de las entidades.La transformación digital deriva, principalmente, de la propia evolución de las necesidades de los clientes. Por ejemplo, en el caso de la banca los clientes ya se han habituado a la operatividad del mundo digital y realizan la mayor parte de las transacciones bancarias a través de canales no presenciales, lo que deviene en un amplio abanico de ventajas: ahorro de tiempo, dinero, desplazamientos, etc.Así es que, a todos los niveles, la eficiencia con la que se asume el desafío de digitalización dentro de una empresa da como resultado una mejor experiencia, una mejora en la calidad y un mayor beneficio.En este sentido, en Tecnotramit hemos asumido este desafío como parte de un proceso natural de crecimiento y evolución. En palabras de nuestro CEO, Vicenç Hernández Reche, “lo importante de estos procesos de digitalización no es tanto el outflow que se consigue en el medio plazo, sino también el cambio de cultura corporativa y los cambios organizativos necesarios para que la transformación digital sea un éxito.” Además, destaca que devendrá en una “mayor profesionalización transversal del trabajo, una mejora de la eficiencia productiva y una mayor relevancia del papel de las personas y el desarrollo cognitivo en las organizaciones,” aunque aclara que en Tecnotramit, por ser una empresa de servicios, lo sustancial es la atención personalizada.Sin embargo, la importancia de implantar correctamente estos procesos implica que haya una transformación en el back office, es decir, en la estructura operativa de las empresas. Por este motivo, en Tecnotramit nos hemos comprometido a que la incorporación de la tecnología involucre a todo el equipo, para que la transformación sea paralela en todas las áreas y departamentos. Conscientes de la importancia de este reto -y en medio de esta coyuntura-, la compañía ha planificado una inversión de 3 millones de euros para los próximos 4 años apostando por una migración que supondrá un cambio total en la cultura organizativa de la empresa. “Desde hace dos años estamos apostando por alianzas estratégicas con compañías tecnológicas para trabajar en proyectos concretos que cubran parte de nuestra cadena de valor,” explica Vicenç Hernández y aclara, “en esta línea colaboramos con diversas empresas del entorno proptech y fintech, sin olvidar el desarrollo de proyectos de tecnología internos para fases core.”