Skip to main content

logo

¿Qué es el scoring y para qué sirve?
Es muy común en la petición de préstamos o hipotecas la utilización del scoring, de forma muy resumida, se trata de una herramienta que utiliza el banco para decidir si concede el préstamo en función de la capacidad de endeudamiento y la solvencia. Concretamente, el scoring es un sistema de evaluación bancaria que permite predecir la posibilidad de impago de un préstamo analizando de forma automática la solvencia del cliente. Esto permite al banco tomar decisiones sobre el riesgo de los clientes sin que intervenga el sesgo emocional. Si un cliente obtiene un scoring alto significa que tiene buena capacidad de crédito, pero si la puntuación es baja, es más complicado que el banco apruebe el préstamo. En esta puntuación influyen no solo los ingresos y la situación personal (de ser un crédito personal), sino también si existen deudas pendientes de pago, así como el historial crediticio. Por tanto, el sistema prevé si el cliente será capaz de devolver el préstamo en función de lo que ha ocurrido en circunstancias parecidas con clientes de un perfil similar, ya que el scoring se basa en la estadística. ¿Cómo funciona? El scoring automático funciona a través de algoritmos que van modificándose según la información que procesan. Lógicamente, cuanta más información tiene el banco del cliente, los resultados del análisis son más fiables, por lo que es normal que pida información complementaria a la que dispone en su base de datos. En Tecnotramit gestionamos procesos de scoring, de acuerdo con las especificaciones y/o aplicativos del cliente. Contamos con una plantilla de más de 450 personas especializadas en la formalización de operaciones hipotecarias tanto para particulares como para promotores.  Además, ofrecemos un amplio catálogo de soluciones adaptadas a las necesidades de nuestros clientes que comprenden desde la preparación integral de todo el expediente con personal propio desplazado en Centros de Formalización específicos hasta la realización remota de tareas parciales del proceso.
La digitalización en el sector legal y financiero: la apuesta de futuro que marcará el crecimiento
Entre los grandes retos estructurales que afectan actualmente a los sectores financiero y legal, la transformación digital en su más amplio sentido es, sin duda, uno de los más importantes para el futuro de las entidades.La transformación digital deriva, principalmente, de la propia evolución de las necesidades de los clientes. Por ejemplo, en el caso de la banca los clientes ya se han habituado a la operatividad del mundo digital y realizan la mayor parte de las transacciones bancarias a través de canales no presenciales, lo que deviene en un amplio abanico de ventajas: ahorro de tiempo, dinero, desplazamientos, etc.Así es que, a todos los niveles, la eficiencia con la que se asume el desafío de digitalización dentro de una empresa da como resultado una mejor experiencia, una mejora en la calidad y un mayor beneficio.En este sentido, en Tecnotramit hemos asumido este desafío como parte de un proceso natural de crecimiento y evolución. En palabras de nuestro CEO, Vicenç Hernández Reche, “lo importante de estos procesos de digitalización no es tanto el outflow que se consigue en el medio plazo, sino también el cambio de cultura corporativa y los cambios organizativos necesarios para que la transformación digital sea un éxito.” Además, destaca que devendrá en una “mayor profesionalización transversal del trabajo, una mejora de la eficiencia productiva y una mayor relevancia del papel de las personas y el desarrollo cognitivo en las organizaciones,” aunque aclara que en Tecnotramit, por ser una empresa de servicios, lo sustancial es la atención personalizada.Sin embargo, la importancia de implantar correctamente estos procesos implica que haya una transformación en el back office, es decir, en la estructura operativa de las empresas. Por este motivo, en Tecnotramit nos hemos comprometido a que la incorporación de la tecnología involucre a todo el equipo, para que la transformación sea paralela en todas las áreas y departamentos. Conscientes de la importancia de este reto -y en medio de esta coyuntura-, la compañía ha planificado una inversión de 3 millones de euros para los próximos 4 años apostando por una migración que supondrá un cambio total en la cultura organizativa de la empresa. “Desde hace dos años estamos apostando por alianzas estratégicas con compañías tecnológicas para trabajar en proyectos concretos que cubran parte de nuestra cadena de valor,” explica Vicenç Hernández y aclara, “en esta línea colaboramos con diversas empresas del entorno proptech y fintech, sin olvidar el desarrollo de proyectos de tecnología internos para fases core.”